Acabo de terminar la formación del equipo de ventas de yogur de Kalise Menorquina. Una empresa canaria muy nuestra, de esas de toda la vida. ¿Quién no recuerda con cariño esas natillas de pistacho que acompañaron nuestra niñez?

Hace ya algunos años que la formación que imparto se condensa en la comunicación pura y dura y la posibilidad de volver a los lineales y los roleplay de las técnicas de ventas, despertó  a los recuerdos y me cargó las pilas.

Hemos convivido varios días y ahora no estoy segura si yo enseñé o si aprendí… más bien creo que conseguimos crear un gran equipo entre todos los asistentes, donde cada uno aportó lo mejor de cuantas cosas poseía y sabía.

Sin duda, marcho a mi casa feliz. Creo que he obtenido un máster en trabajo en equipo, compañerismo, sentido del humor y amistad.

No suelo escribir posteos que hablen del transcurso de la formación impartida, pero esta vez… esta vez necesito expresar mi gratitud a la marca para la que he trabajado, al equipo humano que con el mayor de los esfuerzos, se mantuvo despierto durante las horas que duró la formación (los repartidores y preventas se despiertan a horas intempestivas) y a Invertia, empresa de Gran Canaria que contrató mis servicios confiando plenamente en mi profesionalidad y actitud para romper con algo de disrupción la formación para Kalise.

Me gustaría compartir con ustedes un par de gotas de humor que suelo utilizar en mis cursos, porque “la letra, con risa entra.”

Comunicación no verbal.

A veces las palabras no se corresponden con lo que expresa nuestro cuerpo. Tenemos que estar atentos a todas las señales que cuenta cada poro de piel de nuestro interlocutor, seguramente obtendremos más información sobre él por su  comunicación no verbal que con las palabras que expresa al hablar.

¡Escúchame!

Escuchar al cliente es parte fundamental de una venta realizada con calidad. Para que exista satisfacción y con ella la palabra “fidelización” cobre sentido. (Partiendo de la base de que el ser humano es infiel por naturaleza, pero eso es otro tema para el blog). Tan sencillo como interesarnos por sus necesidades, inquietudes y por qué no, sus ideas para mejorar nuestros productos y servicios. El mercado nos habla.

Consecución de objetivos.

A todos nos ha ocurrido, que tras llevar cierto tiempo al volante de nuestro coche, nos damos cuenta que la inercia nos ha llevado a hacer el recorrido de cada día sin caer en la cuenta que debíamos pasar por otro lugar distinto. Hacemos las cosas una detrás de otra sin pensar en ello, conectando así el piloto automático de nuestra vida. Esa monotonía es la que impide que veamos nuestro trabajo con cierta perspectiva objetiva, llegando incluso a culpabilizar a terceros por fracasar en la consecución de nuestros objetivos. Entonces debemos parar y analizar la situación, seguro que estamos haciendo algo de forma incorrecta, que podemos mejorar. Quizás estamos “rezando al santo equivocado”

Imagen corporativa.

Porque la marca no es solamente un logo y todo lo que gira a su alrededor afecta a la percepción de la calidad del producto o servicio. Nosotros, su fuerza de ventas, somos la imagen de cada yogur o helado de Kalise y por ello, debemos convertirnos en su mejor embajador. No olvides calzarte tu mejor sonrisa y abrigarte con el mejor de los “buenos días” mañaneros.

 

Gracias a todos por abrirme las puertas y brindarme esos abrazos tan cálidos. Juro que nunca había recibido una frase tan… ¿profunda?

“Es la primera vez que no nos dormimos en un curso”

No perdamos de vista, que estos señores se despiertan a las 04:00 de la madrugada.

En fin, me siento feliz.

Share