He de decirles que soy la alcaldesa del Ayuntamiento de Candelaria. No sé cómo se tomará esto don José Gumersindo, pero a mí me llena de orgullo y satisfacción.

La red social Foursquare, propone un juego de geolocalización exacta, basado en la competición con los amigos de la red mediante la consecución de objetivos varios como son los puntos, las insignias del mejor explorador o con las ansiadas “alcaldías”. Sobre esta cimentación lúdica y competitiva, se sustentan promociones e información de establecimientos y lugares que han visto en esta red, una forma más de llegar a un cliente potencial cada vez más difícil de cazar.

Para los profesionales independientes ofrece unas posibilidades maravillosas para poder potenciar su “Yo Digital”, es decir, para definir en internet su imagen a través de los comportamientos, actitudes y valores que transmiten mediante las distintas aportaciones que se realizan en la red.
Por ejemplo, geolocalizando el lugar donde realizan conferencias o donde se encuentran gestionando algún evento corporativo.

Las personas que desempeñan un cargo público, como por ejemplo, los políticos, pueden usar este medio, para aportar valor a sus actos diarios.

Acompañar un checkin con un mensaje positivo a sus visitas, es una buena idea para crear simpatías entre la población. “Apoyando al club deportivo X”, “Visitando a la asociación de vecinos Y” o “Inaugurando el Festival Z”.

El peligro de Foursquare viene cuando el usuario de la misma no utiliza el sentido común a la hora de publicar donde se encuentra, con quien y haciendo que… pero esto promete otra nueva columna…

Share