Milagritos a Lourdes.

¿Qué puedo hacer para que mi marca o empresa sea un éxito en las redes sociales? Esta es la pregunta del millón y sería fantástico tener la respuesta correcta y directa para dar solución. Pero las cosas no son tan sencillas. Debemos conocer la marca, el público al que se dirige, su competencia, los objetivos fijados… como siempre digo, no es abrir algunas redes y saltar al vacío agitando los brazos a ver si con un poco de suerte y aire fresco volamos. Pero, una vez que tengas a punto tu plan de marketing y hayas estudiado a fondo tu inserción en las redes sociales, ten en cuenta siempre estos pequeños consejos:

Contenidos: Si quieres ser el rey en tu sector, genera contenidos de calidad. No debes limitarte a escribir en tu blog o redes sociales “aquello que vas a vender”. Debes convertirte en un referente en tu campo, hablar con coherencia sobre lo que te concierne, dar consejos o nuevas posibilidades, pero sobre todo ser creativo y limpio con todo lo que haces. Si lo consigues, cuando alguien necesite tu producto, pensará en ti porque le has demostrado que puede confiar.

Cariño: Debemos detenernos en las pequeñas cosas, detalles de comprensión y empatía. En definitiva, mimar lo que haces con respeto y amor porque a pesar de no tener a nadie delante cuando te sientas en el ordenador a teclear, lo cierto es que tratas con personas y estas reaccionan positivamente al cariño.

Conversación: No podemos limitarnos a escribir y publicar textos o imágenes y no estar dispuestos a conversar con nuestro público. Tenemos que estar disponibles para cuando surjan dudas, consultas o por qué no, quejas. No hay nada más frustrante que llamar 10 veces a un comercio y que nadie te coja la llamada y en las redes sociales ocurre exactamente lo mismo, esperamos una contestación, una persona tras la pantalla.

Creatividad: En el amplio sentido de la palabra. Crea textos diferentes, infografías, cuestionarios, fotografías fuera de lo común. Pon en marcha todo tu entusiasmo y deja huella para que te recuerden. No olvides que el vídeo es el rey de las redes sociales y mete leña en la locomotora de tu smartphone. Que la disruptividad sea la luz que alumbre tu camino.

Carácter: Dale a tu marca una identidad propia y sigue el guión de su personalidad. Aunque varias personas se sienten tras el teclado del ordenador que gestiona la identidad digital de tu marca, deben trabajar para que sea la identidad quien hable. Se coherente con todo lo que publiques y no pierdas de vista los objetivos de comunicación fijados.

Constancia: ¿Estás o no estás? Plantea seriamente si puedes hacerte cargo de las redes sociales o no, porque este es un trabajo constante. No podemos desentendernos de las publicaciones ni de su seguimiento y esto, créeme que lleva mucho tiempo y un arduo trabajo detrás.

Quizás necesites los servicios de un community manager, pero entonces, busca profesionalidad. No dejes tu marca en manos de un “sobrino talentoso” o de quien jure llevar mil cuentas. Busca estrategia, especialización y entusiasmo, pero sobre todo, analiza el trabajo y los resultados porque los milagros se los tienes que pedir a Lourdes.

Puedes seguir a Más Mujer Canarias en masmujercanarias.com

Share