Este jueves día 5 de diciembre, estaré en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática (universidad de La Laguna) junto con el Banco de Juguetes (@bancodejuguetes) explicando a los asistentes del curso “Comunicación digital y Redes Sociales” lo importante que es para una entidad sin ánimo de lucro, tener una buena estrategia de comunicación para poder contar con el apoyo de una población comprometida.

La Comisión Internacional sobre la educación para el S. XXI presidida por Jacques Delors identifica, en su informe para la UNESCO, cuatro pilares básicos para la educación: aprender a conocer (adquisición de conocimientos), aprender a hacer (adquisición de destrezas), aprender a ser (desarrollo de la personalidad) y aprender a vivir juntos (solidaridad). Hacemos referencia a la solidaridad como la colaboración mutua entre las personas, un sentimiento que nos mantiene unidos por la comprensión y la tolerancia ante situaciones de dificultad, exclusión o conflicto. Participar y cooperar activamente con las personas que nos rodean son valores que desde la infancia podemos fomentar, tanto desde la familia como desde la escuela. Consolidar una sociedad que comprenda las historias de los demás, que dé respuesta constructiva a una situación de crisis en la que se encuentra inmersa nuestro mundo, es fundamental.

banco de juguetes

Los datos actuales de la situación en Canarias nos muestran un incremento de la pobreza y de las múltiples dificultades que las familias tienen que afrontar día a día. Cada vez vemos más cerca los problemas asociados a la crisis que envuelve a nuestro país. Nuestros vecinos y familiares experimentan una serie de obstáculos de los que todos y todas podemos hacernos partícipes desde la solidaridad.

De todo ello, se deduce la importancia de prestar atención especial al diseño de acciones que puedan impulsar una concienciación hacia la solidaridad, fomentando valores como la participación y la colaboración.

Programa (2)

Hace cuatro años pusimos en marcha una acción llamada Banco de Juguetes con el fin de hacer llegar a las familias de la Isla, juguetes en buen estado para que todas y todos pudiésemos disfrutar de una Navidad completa para poder proporcionar una infancia normalizada a nuestros hijos.

El año pasado recogimos 45.000 juguetes, pero esto no bastó para cubrir las necesidades de una población que ve menguar su alegría cada día. Confiamos en que los empresarios canarios aúnen sus esfuerzos para regalar alegría en estas fechas tan difíciles pero a la vez humanas y necesarias para la familia.

Share